La violencia armada como cicatriz histórica